domingo, 25 de enero de 2009

ENMIENDA Y REFORMA


Una persona de buena voluntad entiende las palabras.
Un malvado quiere armar un caos en el código.
Adjetivo no es igual que sustantivo.
Lo accidental se diferencia de lo esencial.
Si a un carro le ajustan el volante es una enmienda.
Si le cambian el motor es una reforma.
La enmienda representa una mejoría.
La reforma significa una mudanza.
Como tú comprendes esa distinción.
tienes enmienda
pero si alguien conoce la verdad
e insiste en una falsedad
para encontrar un cómplice o un ingenuo
entonces es público y notorio
que ese alguien merece un reformatorio.

FERNANDO LAMBERG, ENERO DE 2009