lunes, 31 de marzo de 2008

EL AIRE


Señor Presidente de Invasores Unidos;
con asombro y pesar recibimos la noticia
de que nuestra petición de privatizar el aire
ha sido rechazada.
Si se privatizó la tierra y también el agua
por qué no puede realizarse otra privatización.
Ya le indicamos que estamos dispuestos
a pagar los impuestos que usted fije
y aceptamos una conseción por cien años no renovables
para explotar el aire que respira la república.
Piense usted en las ventajas
que pueden obtenerse de un aire limpio,
libre de la contaminación y el terrorismo,
libre de ideas excéntricas e intenciones malsanas,
un aire que todos podrán respirarcon alegría
siempre que paguen las tarifas correspondeintes.
Renovamos nuestra petición
y pedimos que también nos autorice
para cortar el servicio de inmediato
a quienes se atrasen una semana en el pago
porque si dejamos respirar a quienes nada tienen
nos enfrentaremos a imprevisibles consecuencias.
Con el debido respeto a su excelencia
firmamos esta carta aguardando poder tener
en un futuro próximo
el control del aire.

FERNANDO LAMBERG, 2008