martes, 22 de abril de 2008

FÁBULA DE LOS BURLADORES


Tres burladores inventaron un poeta llamado Metaforón,
forjaron varios poemas
y ofrecieron esa producción al público soberano
con los más sonoros adjetivos.
-Si ustedes observan el tejido de la obra
verán el centro de un oximoron magnífico,
a la izquierda una delicada aliteración
y a la derecha una espléndida onomatoepya.
El público asombrado no se atreve a decir que en esos versos
no veía ni belleza ni fuerza ni tristeza ni alegría.
Sin embargo un sujeto al cual le importaba un bledo
que lo llamaran zafio, torpe, analfabeto, rústico,
afirmó que el tejido mo existía
y que Metaforón estaba mas desnudo
que cuando los comadrones lo trajeron al mundo.
Alentados por ese irreverente
otros sujetos y otrsa sujetas
comenzaron a decir lo mismo
y los burladores escaparon adonde no los encontrara
el público soberano.
A pesar de todo la situación no cambió demasiado
porque Metaforón cobró vida verdadera
y afirmó que sus descubridores
eran los mejores críticos de la Tiera.
A esta historia puede agregarse una sentencia:
el que quiera ver que vea y el que quiera creer que crea

FERNANDO LAMBERG, 2008