domingo, 27 de abril de 2008

FÁBULA DEL VIAJE

Una mujer acudió al partido comunista
porque le habían dicho
que los comunistas enviaban a sus niños a Moscú
y ella quería que su hijo conociera esa ciudad
con la nieve y con los abedules
pero sus ingresos no le permitían
pagar ni la centésima parte del pasaje.
Los comunistas le dijeron que eso no era cierto,
que ellos no financiaban tales viajes,
que mejor educara a su hijo para la lucha social
en vez de imaginarlo vestido de pieles en la Plaza Roja.
La mujer regresó al hogar y encendió el televisor
donde tantas veces le habían afirmado
que si ganaban los comunistas
su hijo tendría un porvenir moscovita.
Después de varios comerciales
apareció la analista política
con una hermosa chaqueta bordada
asegurando que los rojos enviaban a sus hijos a Moscú
para convertirlos en asiáticos terroristas.
Entonces la mujer que escuchaba la advertencia
sin saber de qué lado se encontraba la verdad
perdió por un momento la razón y rompió el televisor.
A petición del público se deja
pendiente la moraleja.

FERNANDO LAMBERG, ABRIL DE 2008